19.05.2008 09:26

RISOTERÀPIA

El psiquiatra William Fry asegura que tres minutos de risa intensa equivalen al ajercicio aeróbico que pueda realizarse en diez minutos  |  Ejecutivos explican cómo les ha ayudado a superar sus dolencias una película de los hermanos Marx

Unos 400 músculos del cuerpo humano se ponen en acción cuando la carcajada estalla. Así no es de extrañar que médicos, psicólogos y otros profesionales empiecen a recetar unas cuantas risas al día para mejorar la salud o como apoyo a procesos curativos.

Decía Groucho Marx que la risa es el mejor inventode la humanidad. Con el acto físico de reír ponemos en marcha 400 músculos de nuestro cuerpo y nuestro cerebro libera las endorfinas, conocidas como hormonas de la felicidad, encargadas de estimular los centros de placer de nuestro organismo y actuar como un analgésico contra el dolor y la depresión. Miles de años antes del genial artista cómico, algunos de los grandes fi lósofos de la antigua Grecia ya se tomaron muy en serio la gelos o risa.

Sócrates dijo que "la alegría del alma forma los bellos días de la vida", mientras que Aristóteles defi nía la risa como "un ejercicio corporal valioso para la salud". Hoy, en nuestro tiempo, reír es tan necesario como dormir bien, llevar una vida saludable o practicar deporte. Pero la monotonía diaria, la rutina laboral y el aburrimiento doméstico consiguen que sonreír sea una quimera o una acción relegada únicamente para los momentos de ocio.

Cuando mayores nos hacemos menos nos reímos y si de pequeños lo hacíamos unas 300 veces al día, en la edad adulta no llegamos a las 30. Enric Castellví, psicólogo y risoterapeuta de Diverrisa, afi rma que el psiquiatra William Fry, quien ha estudiado los efectos de la risa durante más de 25 años, asegura en uno de sus estudios que tres minutos de risa intensa equivalen en salud a cerca de diez minutos de ejercicio aeróbico. "Cuando nos reímos de verdad los pulmones pueden llegar a inspirar hasta doce litros de aire, en lugar de los seis habituales, fortalecemos el corazón, facilitamos la digestión al hacer vibrar los intestinos y mejoramos el estreñimiento y la apetencia sexual, así como reducimos la hipertensión aumentando el riego sanguíneo". "A nivel psíquico aumenta nuestra autoaceptación, creatividad e imaginación, aparte de mejorar nuestras relaciones personales". Lo cierto es que existen estudios que han demostrado que algunos indicadores relacionados con el estrés disminuyen durante los episodios de risa, lo que apoya la teoría de que el humor alivia el cansancio, la angustia, la depresión y la tensión.

En estos últimos años la risoterapia ha ido ganando terreno no solamente entre los ciudadanos de a pie, sino también en el mundo empresarial y laboral. Hoy, muchas empresas pagan a sus ejecutivos y empleados en general cursillos de risoterapia. "Los directivos son conscientes de la necesidad de crear un entorno laboral agradable, que favorezca el buen rollo entre sus trabajadores, puesto que este clima redundará en la productividad fi nal", apunta Castellví. Entre sus clientes fi guran conocidas multinacionales del sector de la tecnología, la informática, la sanidad y las fi nanzas. Castellví explica que el perfi l del que se apunta a estos talleres es en un 70% el de una mujer de más de 30 años. "Las edades van desde los 30 hasta los 70 años", detalla.

Espailúdic es un centro terapéutico que utiliza métodos como la risoterapia, la inteligencia emocional y la ludoformación para mejorar la calidad de vida de las personas. "La combinación de terapia, formación y animación favorece el que los participantes recuperen recursos personales que han sido olvidados o ignorados, aprendan nuevas herramientas para la comunicación y para una gestión emocional inteligente y experimenten sensaciones de confi anza y solidaridad", afi rma Quim Mesalles, psicólogo y uno de los responsables de este centro. A sus sesiones acuden directivos, empleados e incluso agentes de las fuerzas de seguridad que quieren aumentar su capacidad de liderazgo y lo consiguen mejorando su forma de relacionarse con su entorno. "Nuestro objetivo es llegar al aprendizaje signifi cativo, el que tiene un sentido, y lo hacemos partiendo de un entorno divertido, sin vergüenzas ni un juez-maestro que instruya", señala.

La risoterapia se practica mucho más hoy que hace cinco o diez años y en España son cada vez más los talleres y centros terapéuticos que la imparten. Las unidades de pediatría de muchos hospitales incorporan talleres de payasos para los niños que están ingresados y hay geriátricos que programan sesiones de risoterapia. Su precio no es elevado, ya que oscila entre los 20 y los 60 euros la sesión, que suele ser de unas dos horas aproximadamente. Actualmente no existe un título académico que acredite a los profesionales de esta terapia, pero sí varias academias y centros que forman a los risoterapeutas, quienes al fi nalizar la instrucción obtienen un diploma.

En una clase de risoterapia las personas "no se ríen de", sino que "se ríen con". En este sentido, los risoterapeutas utilizan técnicas que combinan la expresión corporal, la música y la danza con los ejercicios de respiración y los masajes para conseguir una risa natural, sana, que salga del vientre y aporte a nuestro cuerpo un ejercicio físico y mental. "Lo importante es conseguir que la gente aprenda a reírse cuando ella quiera, sin necesidad de tener un elemento externo que le haga reír", cuenta Castellví.

Y ¿cómo lo consiguen? "Despistando nuestro cerebro con algún truco, algo sorprendente e inesperado", añade. El usuario que acude a estos talleres lo hace principalmente para mejorar su estado de ánimo, aunque también los hay que lo hacen por curiosidad. Reír es bueno y tener buen humor ayuda a las personas a vivir mejor y más tiempo.

El doctor Lee Berk, profesor de Patología de la Universidad de Loma Linda, en California, y uno de los principales investigadores mundiales del buen humor y sus efectos en la salud, publicó en 1989 un estudio en la revista American Journal of Medical Science en el que constató que las personas expuestas a sesiones de buen humor reducen las concentraciones de hormonas que provocan la tensión. Para su estudio Berk examinó muestras de sangre de individuos antes y después de que vieran vídeos cómicos. Aunque no entre en la Seguridad Social, la risa es uno de los mejores fármacos contra la enfermedad y la depresión. Fue a partir de la década de los setenta cuando la risoterapia consiguió el empujón que le faltaba y se deshizo de los tabúes sociales que asociaban la carcajada sonora a lo no correcto o a un principio incipiente de locura. Norman Cousins, un importante ejecutivo de Nueva York, conocido crítico y editor de la revista Saturday Review, publicó en 1979 el libro Anatomía de una enfermedad,en el que cuenta cómo se recuperó de una artritis espinal o enfermedad de los tejidos conjuntivos que suele ser irreversible mediante un tratamiento que incluyó, entre otras terapias, películas cómicas de los hermanos Marx.

El psiquiatra Ángel Pedra no duda del componente terapéutico de la carcajada, aunque asegura que no sirve en la psiquiatría. "Si un enfermo está depresivo ya lo puedes hacer reír que seguirá igual, pero estoy de acuerdo en que la risa bien practicada, con carcajadas, es terapéutica para el que la practica. De entrada se liberan las endor-fi nas, que mitigan el dolor, y a la vez aumenta la producción de serotonina, conocida también como la hormona del placer".

La esperanza de vida en España se sitúa ya por encima de los 80 años, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística hechos públicos el pasado mes de octubre. Se trata de una tendencia que seguirá aumentando en el futuro, puesto que la longevidad es uno de los logros de la sociedad moderna. Vivir más tiempo, pero gozando de una salud encomiable es el reto. La medicina contribuye a ello, pero, como aseguran muchos de los que llegan a vivir un siglo, los hábitos de vida saludable, el buen humor y afrontar la vida de una forma positiva son ingredientes básicos que complementan este cóctel.

Fuente: http://www.lavanguardia.es/premium/publica/publica?COMPID=53422870704&ID_PAGINA=22088&ID_FORMATO=9&turbourl=false

Share |

—————

Volver


Contacto

LAMENTA . NET

C/Sant Rafael, 1
17600 -Figueres
Spain


TEL. (34) 972. 67.52 . 25 FAX. (34) 972.67.33.16
ENVÍA TUS PEDIDOS A:



Se hacen envíos a toda España.

 

Solicita precios de aquellos productos que te interesan por e-mail o fax.

Te contestaremos de inmediato con precios y forma de pago.

Se entregan pedidos en un plazo de 24-48 h después de tu confirmación.